Aquella época en la que las mujeres mandaban en el “software”

Si remontamos hasta 1984, los datos nos indican que un 37.1% de los estudiantes de informática de las universidades de Estados Unidos eran mujeres. Años más tarde, en 2012, sólo un 17% del total de matriculados en ingeniería informática eran mujeres.

En España la situación no es muy distinta: el porcentaje de matriculaciones de mujeres en informática en las universidades españolas lleva tres décadas reduciéndose de forma constante y ha pasado del 30% en los años 1985-1987 hasta el mísero 12% del curso 2016-2017. Por lo que la presencia de la mujer en el sector digital es todavía baja.

¿Qué está pasando?

Presencia de las mujeres en el sector digital

La presencia de la mujer en las universidades de informática en España ha descendido de forma alarmante en los últimos años hasta el punto de que empiezan a aparecer las primeras opiniones y estudios que tratan de entender las causas.

Hay distintas opiniones respecto la caída de la cifra de matriculadas. Por ejemplo Núria Salán, presidenta de la Societat Catalana de Tecnologia, aseguraba en una entrevista a La Vanguardia que uno de los problemas es la falta de pasión por las tecnologías por parte del colectivo de profesores de primaria, mayoritariamente femenino y que no proviene de bachilleratos tecnológicos y que son, a su vez, un referente para las alumnas.

Otras opiniones coinciden en que la escasa presencia de las mujeres en el sector digital se debe, en parte, a la falta de visibilidad de las mujeres que están en la cima. Personajes como Bill Gates, Steve Jobs o Mark Zuckerberg no necesitan presentación alguna, son referentes mundiales de los que conocemos perfectamente su trayectoria profesional. Por el contrario, se nos antoja difícil nombrar a mujeres que hayan obtenido semejante reconocimiento público. Existen y están en la primera línea pero son pocas y muy a menudo invisibles.

Por ello, podemos pensar que la falta de referentes y motivación por este campo de la tecnología es una razón de peso sobre la escasa afluencia de mujeres en estudios superiores de ingeniería.

(No) es cosa de hombres

Varios estudios determinan la misma conclusión, la escasa representación femenina en las carreras de informática se debe, en buena parte, a que todavía existe el estigma de que los estudios tecnológicos son para hombres. Obviamente, nada más lejos de la realidad. No existe ninguna teoría que confirme que las mujeres tienen menos capacidad que los hombres para afrontar una carrera técnica, al contrario.

Entonces ¿por qué todavía escasea la presencia de la mujer en el sector digital?

Algunos expertos apuntan a cuatro factores que pueden influir:

  • La cultura brogrammer (anglicanismo que une brother con programmer), nombre con el que se conoce a los programadores.

En Silicon Valley, donde 25% de la fuerza de trabajo es masculina, ellas opinan que se sienten poco motivadas a perseguir empleos de la rama tecnológica por la imperante cultura masculina “brogrammer”, implantada desde los campus universitarios.

  • La maternidad. La presión, las largas jornadas y la incompatibilidad para lidiar con la familia son la causa de que más de la mitad de las mujeres abandonen sus puestos en la industria tecnológica.

Las principales compañías tecnológicas reconocen que existe un problema respecto a la escasa presencia de las mujeres en el sector tecnológico y están tomando medidas para mejorar sus políticas de contratación así como las condiciones laborales.

En esta línea, hace unos años Facebook anunció una campaña de subvención para pagar los costes de la congelación de óvulos a aquellas empleadas que quisieran retrasar la maternidad. Otras compañías, como Apple presentaron una campaña similar para sus empleadas. La polémica causada con esta controvertida campaña provocó un gran debate en la sociedad.

  • Sexualizar las profesiones. Al principio de nuestra formación académica tendemos a sexualizar las asignaturas, lo que contribuye a reducir el número de mujeres que optan por estudiar carreras universitarias tecnológicas y por ende, a desarrollar una carrera profesional en este ámbito.

Hay un artículo de Lola Fariñas, doctora en sistemas ultrasónicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) explica los detalles de la sexualización de la educación.

  • ¿Más difícil para ellas? No hay ninguna evidencia científica que argumente que las mujeres no son capaces de estudiar una carrera universitaria tecnológica. Hombres y mujeres tienen la misma capacidad de aprendizaje.

Aunque siempre se ha creído que los hombres tienen mayor capacidad para llevar a cabo estudios superiores tecnológicos, la realidad es que no existe ningún fundamento al respecto. Sin embargo, este hecho ha causado que las mujeres no se decidan por una carrera profesional del ámbito tecnológico y tienda hacia otros sectores.

En Ubiqum no entendemos de género y, desde nuestros centros, promovemos el aprendizaje de los diferentes lenguajes de programación a todos los públicos.

Así que, tanto si eres hombre como mujer, Ubiqum Code Academy ofrece una gran variedad de cursos interactivos dedicados a enseñar la programación utilizando diferentes lenguajes de programación como HTML, Java, Javascript y PHP, entre otros. Con horarios adaptados a las necesidades de cada uno podrás desarrollar carrera profesional en el ámbito tecnológico como programador.

 

Nuestras Ciudades